2652. Yo sobreviví a las cenas de Navidad

2652. Yo sobreviví a las cenas de Navidad

¡Navidad! Celebraciones en casa, en el trabajo, con los amigos, meriendas, desayunos extra, copetines y saraos varios. Es la época de pesadilla de nuestro estómago y, en muchos casos, también de nuestras venas. Esta temporada se caracteriza por comidas copiosas y alcohol, quizá más de lo que se llega a tomar durante todo el año.

Muchos dietistas y nutricionistas ponen el grito en el cielo porque cuando empieza el año la gente les pide dietas a ser posible “rápidas”, algo que no funciona igualmente si lo que has hecho durante el último mes es cebarte de mala manera. Hay que tomar cartas en el asunto y ser prudente por una vez y de antemano, poner todo de nuestra parte para no atiborrarnos.

Una copiosa comida (vía Dietistas nutricionistas)

“Recuerda que los refrescos, el alcohol, embutidos y tabaco estropean la cena de Navidad”, tal cual nos lo dice el nutricionista Julio Basulto en el programa en el que colabora en la cadena Ser.

Sus recomendaciones concretas para una navidad consciente también las podéis escuchar en el vídeo a continuación titulado “Consejos de alimentación en Navidad (Juanjo Cáceres y Julio Basulto)”

Pongamos en una lista las recomendaciones, esta vez desde el colegio oficial de farmaceuticos de Córdoba.

  1. No cambies tus hábitos de alimentación y
    ejercicio habituales. No debes saltarte ninguna toma y mantener una
    regularidad horaria en las mismas. Reserva los “excesos” para las fechas
    más señaladas.
  2. ¡Muévete! Con treinta minutos más de ejercicio físico diario podemos compensar las calorías extras de las comidas navideñas.
  3. Controla el alcohol que tomas ya que aporta calorías vacías.
  4. Planifica el menú. Si el plato principal es muy graso (ej. cordero) se deberán preparar entrantes ligeros (ej. vegetales).
  5. Planifica la compra para evitar las sobras.
  6. No dejes de tomar fruta. Puedes preparar
    como postre y/o sobremesa bandejas con frutas tropicales o entrantes
    como ensaladas o brochetas de fruta.
  7. Mientras cocinas evita los picoteos.
  8. Sustituye las salsas industriales (muy
    grasas) por salsas caseras a base de hortalizas, hierbas aromáticas,
    jugo de limón, yogur desnatado y vinagretas.
  9. Elabore postres caseros reduciendo el contenido de azúcar (se puede sustituir con edulcorantes) y grasas. 
  10. “De todo, pero poco”. Si quieres comer de
    todo lo que hay en la mesa, sírvete en un plato pequeño cantidades de
    todo lo seleccionado y no repitas.

Recuerda con el diagrama del plato para comer saludable la disposición más equilibrada de un plato, para todo el año, por supuesto, ahora en fiestas también.

El plato saludable (vía Biografía de un plato)

Nosotros no dejaremos de darnos algún capricho, tampoco es plan de ser un rancio que monta el pollo en cada merienda familiar. Si acaso nos reservaremos y comeremos menos.

Dulces de Navidad (vía Alimmenta)

Conclusión
  • Controla raciones: Emplata, visualiza el volumen de comida que vas a comer y acuérdate del esquema del plato completo.
  • Come poco a poco: Recuerda que la señal de saciedad
    “llega tarde”, ves parando, mastica bien los alimentos para facilitar
    la digestión y toma tragos de agua.
  • Pica algo una hora antes: No pases hambre, no “compenses” y aún menos si luego vas a alguna comilona. Recuerda, el hambre es el peor acompañante.
  • Controla la calidad nutricional: intenta comer una mayor parte de alimentos de origen vegetal.
¡¡Felices fiestas a todos!!

Gracias por tu comentario:

A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar