Navegando por
Etiqueta: cocina

Galletas de chocolate para tardes de primavera

Galletas de chocolate para tardes de primavera

¡Hoy en Labores en Red nos levantamos golosos! Nos comeríamos una galleta. Es más, mejor si se trata de deliciosas galletas de chocolate. Si las hacemos en casa ya completamos el capricho. En anteriores ocasiones hemos hecho alguna galletita. También las hemos cocinado en el microondas, para no pasar calores. Hoy os sugerimos…

Algunas recetas de galletas

Las galletas rellenas tienen más complicación a la hora de hacerlas. Sin embargo, ¿quién se resiste a dos galletas por una?

 

Galletas de chocolate y jengibre rellenas de mascarpone
Galletas de chocolate y jengibre rellenas de mascarpone (vía Cocina tipo)

 

Rizando el rizo, si preparamos nuestras galletas rellenas de crema de chocolate tendrán un aspecto que hará salivar.

 

Galletas de chocolate con relleno de Nutella
Galletas de chocolate con relleno de Nutella (vía Cocina facilísimo)

Las pastas de té también son un clásico que entra en cualquier momento y lugar. No desaprovechemos esos baños de chocolate.

 

Pastas de té con chocolate
Pastas de té con chocolate (vía El rincón de los  sabores)

 

Otras veces nos apetece que sea la típica galleta de chocolate con trocitos de chocolate y… Iba a decir, bañadas también en chocolate, pero no abuséis, que luego vienen la operación bikini.

 

Galletas de chocolate fondant
Galletas de chocolate fondant (vía El aderezo)

 

Sin trocitos de chocolate también están buenas. Además son mucho más fáciles.

 

Galletas de chocolate caseras
Galletas de chocolate caseras (vía Comedera)

 

Unas galletas que enganchan son las llamadas “Digestive”, que de digestivas no tienen nada. Salvo… que entran fácilmente y pasan el proceso como todo lo demás. Por supuesto, con su capa de chocolate.

 

galletas chocolate
Galletas digestive con chocolate (vía Un domingo en mi cocina)

Tras una entrada como esta, es importante recordar… lo que es importante.

 

 

 

¡Buen provecho!

 

 

 

2674.- Nos comemos al conejo de Pascua

2674.- Nos comemos al conejo de Pascua

En Labores en Red estamos viendo venir la Pascua, una amplia selección de amorosos conejitos cargados de huevos están apareciendo por doquier, todo muy tierno… y nutritivo. Por ello vamos a reclamar esta sana carne blanca en una selección de recetas en las que el conejo es el protagonista.

Tierno, achuchable, sabroso y sano conejito de Pascua (vía Wikimedia commons)

Hay muchos lugares en los que el conejo no se come, se ven como tiernas mascotas. Aún recuerdo a un amigo inglés de visita en el pueblo, viendo los conejos que se criaban para comer y sorprendiendose de su destino final, con cara de pena preguntó: “¿Os váis a comer al bunny?” Sí, querido, y bien rico que estará, ya verás.

En esta pequeña selección vamos a hacer dos secciones, una en la que tomamos el conejo tal cual.

Conejo al ajillo es un clásico que no puede faltar en ninguna selección.

Conejo al ajillo (vía La cocina de Fabrisa)

Confitar el conejo es otra manera de guisarlo.

Conejo confitado (vía Las recetas de Triana)

Conejo cazadora o campesina es una manera tradicional de comerlo.

Conejo a la cazadora (vía Divina Cocina)

 
Y a continuación, la segunda sección cuando el conejo forma parte de un todo.

Tengo que reconocer mi debilidad por el arroz como acompañamiento, y si la cosa se pone picantona y con sabores intensos, me gusta aún más. Como ejemplo está el arroz picante con conejo

Arroz picante con conejo (vía Directo al paladar)

Arroz caldoso con conejo del campo, porque todo con algo de juguillo está mucho mejor.

Arroz caldoso con conejo de campo (vía La cocina de Virginia)

La paella que no falte. Ni con lo extremistas que piensan que sólo se come en Valencia, ni con aquellos que piensan que es un “aquí se echa de todo”, como Jaime Olivier y su paella de chorizo.

Paella de conejo (vía Estoy hecho un cocinillas)

A la italiana, con pasta, podemos encontrar el ragú de conejo.

Ragú de conejo con scialatielli (vía Recetas italianas)

Y como no sólo de arroz guisado vive el hombre, vamos allá con una receta al horno con patatas.

Conejo al horno con patatas panaderas (vía Cocina casera y fácil)
¿Tienes costumbre de comer conejo? Si no lo has probado aún, ya sabes por dónde empezar.

2670.- Comida china para el año nuevo del perro de tierra

2670.- Comida china para el año nuevo del perro de tierra

¡Feliz año nuevo… chino! Un febrero más nos presentan al signo de este año en el horóscopo chino, el perro de tierra, un animal juguetón y fiel. Desde Labores en Red vamos a celebrar el año nuevo recopilando recetas de comida china para hacer en casa, porque, después de ver el despliegue de los desfiles en mucha ciudades, ¿a quién no le apetecen unos rollitos de primavera, un cerdo agridulce, un pollo al limón o con almendras, unos tallarines tres delicias… incluso un Familia Feliz? Siempre me ha hecho gracia el nombre de ese plato y el de las Hormigas que suben al árbol.

Feliz Año del Perro de Tierra 2018 (vía Wikimedia)

Empecemos con el entrante, ese rollito de primavera, un básico relleno de verdurillas y, en ocasiones, carnecilla picada finamente.

Rollitos de primavera (vía Salseando en la cocina)

Y el pan chino, siempre me recuerdan a una colega a la que no le puede faltar su panecillo frito cuando va a un restaurante chino.

Pan chino frito (vía Recetín)

Y para regar los panes y los rollitos, ¡¡que corra la salsa agridulce!!  Esta receta parece realmente fácil y con ingredientes absolutamente accesibles.

Salsa agridulce muy fácil (vía Kwam Homsai)

Hablando de los nombre curiosos, como el de las Hormigas suben al árbol. En el primer enlace hay descripción, no receta, de otros platos con nombres muy chinos, bastante sanos, que nos pueden invitar a comerlos sabiendo de qué tratan.

La carne se adhiere a los fideos deshidratados recordando la imagen de unas hormigas por las ramitas (vía A disfrutar con salud)

“Hormigas suben al árbol” esta vez sí, con receta (vía Salseando en la cocina)

La “Familia feliz” parece contentar a todo el mundo sencillamente porque ¡lleva de todo! (vía Recetas de Kike)

El arroz o los tallarines tres delicias son como el pan en nuestra mesa, uno de los complementos esenciales para ir rebañando salsitas de los diferentes platos. Para este fin personalmente prefiero el arroz, pero… ¡todo está tan rico que al final no puede uno resistirse!

Tallarines fritos tres delicias (vía Olé tus fogones)
Arroz frito tres delicias (vía Pequerecetas)

Vamos ahora con los platos “carnosillos” más clásicos, que hasta ahora todo parece acompañamiento… un acompañamiento contundente, pero acompañamiento al fin. Así nos pasa cuando se nos ocurre ir a un restaurante chino, que pruebas todo y sales literalmente rodando del local.

Brillante y con verduritas, el cerdo agridulce es el plato más popular en occidente (vía Cocinaros)
Se me hace la boca agua pensando en el saborcillo del pollo al limón (vía Kwam Homsai)

Me encanta acompañar estos platos carnosos con alguno más “verde” que no sea todo pimientos, que ya están muy vistos. El bambú con setas chinas, a veces con carne o directamente sin ella, me parece una opción genial.

Bambú con setas chinas shiitake (vía Vegeasy)

Con algún ingrediente más y salsa de ostras, este pollo con bambú y setas chinas también tiene que ser una delicia (vía D’picoteo)

Los chinos también tienen postres, aunque la verdad es que poco tienen que ver con lo que vemos en nuestros restaurantes occidentales. Un clásico es el Dou hua, del que hablamos en una entrada anterior sobre el tofu. Otro clásico es el Pastel de Luna, que tuve ocasión de probarlo, precisamente, durante un año nuevo chino, aunque se preparen tradicionalmente durante la fiesta de medio otoño.

Dou hua, un postre basado en la soja típico de China (vía Asia sin salir de casa)
Pasteles de Luna chinos (vía Chinoblogc4)

Quería destacar que, aunque todos estos platos nos resulten de un exótico impresionante, tenemos puntos gastronómicos en común con los chinos que nos resultarían realmente impresionantes, como por ejemplo, la afición por la chacinería. Como muestra os dejo a continuación un vídeo de Jabierzto sobre el curado de carne y pescado en las calles de China. ¿Os imagináis poner a secar el resultado de la matanza en plena calle? Pues sí, y también hacer intercambio de viandas, ¿por qué no?

Espero haber logrado que se os haga la boca agua y, sobre todo, que os atreváis a preparar unos platillos chinos en casa, para la próxima vez que penséis “uf, es que está bueno porque le meten glutamato a montones y claro…” Y si no, visto lo visto, ¡siempre podemos hacernos un bocadillo de chorizo!

¿Cuál es vuestro plato chino favorito?
¿Te replanteas estos platos como una opción saludable?
Vota a Labores en Red para los premios Madresfera 2017
Estamos dentro de la clasificación de Manualidades
¡¡nos hace mucha ilusión contar con vuestro apoyo!!
¡Muchas gracias de antemano!

2668.- Comienzo saludable para un futuro saludable, con Philips Avent y My Salus

2668.- Comienzo saludable para un futuro saludable, con Philips Avent y My Salus

El pasado día 8 de febrero Labores en Red estuvo presente en un evento de Philips Avent, de la mano de Madresfera como en otras ocasiones. La marca, representada por Luis Suárez y la asesora de lactancia Virginia González de Manueles, de Philips My Salus, se ha comprometido a recalcar la importancia de los primeros 1000 días del bebé bajo el hashtag #Philipsavent1000dias. Nos hicieron un recorrido muy práctico por los cuidados del bebé, su desarrollo, las principales preocupaciones que abordan a los padres y nos presentaron una serie de objetos útiles para facilitar la vida de los papás.

#PhilipsAvent1000Dias

Objetos presentados durante la charla, todos ellos para contribuir al cuidado del bebé durante sus dos primeros años de vida.

Para saber más y ampliar información, nos presentaron, de manera práctica a través de la charla con Virginia, el portal de My Salus y la sección de Mi Mundo Philips, en los que la conocida marca se dirige principalmente a los temas maternales y de salud.

Philips no sólo vende televisores para dejar a los niños alienados frente a la pantalla y se preocupa por su desarrollo a través de su sección Philips Avent.

Quizá la charla sobre lactancia materna fue algo que ya
conocíamos de sobra las presentes, puesto que al ser un evento
principalmente dirigido a mamás, el tema lo habíamos vivido. Se agradece mucho que se presentara a los biberones y
sacaleches como un complemento
para ayudar en la prolongación de la
lactancia. Recordemos que, a pesar de que la Organización Mundial de la
Salud recomienda 6 meses de lactancia materna exclusiva, el permiso de
maternidad en España se limita a 4 meses y a partir de ahí toca la
pesadilla de la conciliación. Así que ya sabéis, agradeced a nuestros políticos el esfuerzo sobrehumano que hacen para facilitarnos la vida, recordándoles siempre que sea posible que 4 meses de baja maternal se quedan cortos.

Los mil primeros días de una criatura resumidos en embarazo y dos primeros años de vida.

Uno de los detalles sobre los sacaleches es que deben ser cómodos al contacto, tener pocas piezas para no
perder mucho tiempo en su limpieza, el montaje debe ser sencillo y
cómodo de transportar y no necesitar enchufarse a la red. Después de haber conocido esa máquina infernal de tortura durante la estancia de mi pequeña en el hospital nada más nacer, para otra ocasión me busco un “cojín masajeador” de suave y blandita silicona. Pregunté a la asesora de lactancia y quizá sea posible acoplarlos en los aparatos del hospital, que claramente no tienen convenio alguno con Philips. Seguramente se agradezca el tacto acolchado si hay que estar sacando leche unos 10 minutos de cada pecho cada tres horas de reloj.

Unos pechos maltratados por las grietas seguramente también agradezcan un extra de suavidad.

Aparte de los habituales consejos de higiene para los más pequeños de la casa como puedan ser el cuidado del cordón umbilical que tanta grima da, o de cómo cuidar esas uñas que más parecen garras de adamantium durante los primeros meses del bebé (al principio limar, más adelante cortar recto, aprovechar mientras duermen e ir separando los dedillos), sobre la temperatura del baño…

En la charla se habló de alimentación: la importancia del calienta biberones si manipulamos leche materna, de máquinas para triturar y llevar los alimentos sin complicaciones, así como de alimentación guiada por el bebé (o BLW).

También se mencionó la esterilización, presentando unas cómodas bolsas portátiles para esterilizar en el microondas en cualquier momento y lugar si hiciera falta, porque las mamás también salen de casa. Quiero destacar un portachupetes apto para la esterilización puntual del chupete del pequeño en pocos minutos en cualquier microondas. ¡Nunca más madres chupando chupetes para limpiarlos! Aparte de ser asqueroso, le podemos contagiar los gérmenes que provocan las caries y que nosotros sí tenemos.

En el diagrama se aprecia débilmente la “caja esterilizadora para chupetes”. Muy útil.

Finalizando el evento pudimos alternar con otras madres madresféricas y charlar con los ponentes.

Nos despedimos con una merienda muy saludable también, durante la que alternamos con las otras mamás invitadas al evento, con las organizadoras y con los ponentes de Philips y My Salus. Mientras tanto, los más pequeños disfrutaban de las actividades organizadas por la ludoteca Alopeke.

Muchas gracias a Philips Avent desde Labores en Red por el inesperado detalle de despedida, que tengo que reconocer que nos viene a mi y a la pequeñaja al pelo. Literalmente.

Para la “nueva incorporación” a Labores en Red.
¡Nos vemos en el próximo evento!
2666.- Candybar o ¡barra libre de chuches!

2666.- Candybar o ¡barra libre de chuches!

Hay una cosa que me llama la atención en muchas fiestas, ya sean bodas, fiestas de navidad, cumpleaños varios, y son las llamadas “candy bar” o barras de dulce. Una barra libre para todas las edades en las que suele predominar, evidentemente, el azúcar. Las hay especialmente decoradas, más o menos recargadas, sobre todo se pueden encontrar temáticas. Con chucherías y caramelos de todo tipo, desde clásicos ositos de goma hasta cake pops más elaborados, galletas, chocolatinas… El caso es tener el dulce al alcance de la mano durante todo el evento.

Podemos hacerlas de Navidad.

Candy bar navideña con turrones y barquillos (vía La opinión de mamá)

Para bodas…

Endulzando más una boda (vía Weddbook)

Para cumpleaños infantiles, al gusto de lo que sea fan el homenajeado.

Candy bar para un cumple infantil (vía Decoración facilísimo)

Personalmente me encantan las que destacan un color en concreto.

Candy bar verde (vía Cosas de fiestas)

Incluyendo opciones sanas entre los clásicos dulces, sobre todo metiendo frutas y cosas elaboradas por nosotros mismos (ahí, controlando la ingesta de azúcar)

¿Qué tal unos cucuruchos con frutilla fresca? (vía El blog de tu bebé)

Para adultos…

Una decoración más rústica (vía The Knot)

Para despedidas de soltera (vía Sweet Juliette)

Y con opción a comer y todo durante la celebración.

Con platos de menú incluidos en la barra, ¡viva el autoservicio! (vía Bodas.com.mx)

Sobre todo, que no falten carteles personalizados, banderines y letreros molones, ¡hay mucho kit imprimible gratuito por las redes si no lo sabemos hacer nosotros mismos!

Alfabetos festivos para componer el nombre del protagonista (vía Oh my alfabetos!)

Banderines y letreros (vía Shery K Designs)
¿Habéis estado en fiestas en las que cada vez se estila más poner una candy bar?
2662.- ¡Que corra el curry!

2662.- ¡Que corra el curry!

Ayer oí por las redes que estábamos en el #curryday y me dije ¿tenemos entradas referentes a tan rica mezcla de especias? ¡Vamos a por ello!  El término curry significa estofado y fue adoptado por el idioma inglés
antes de la llegada de los comerciantes ingleses al subcontinente, y
fue utilizado para designar los platos estofados y que poseían un caldo
rico en diversas especias. El curry os puede sonar muy exótico y oriental, muy del este y sureste
asiático. Especialmente populares en India (masala) o en japón (karé), pero también en la cocina inglesa.

Elegir un curry en el mercado puede ponerse complicado (vía Flickr – Indian Spices | by sara marlowe)

Lo que está claro es que las mezclas de especias más o menos picantonas
son una delicia que, por cierto, puede provocar algo parecido a la adicción. Un número de estudios han mostrado que la reacción de los receptores del
dolor a los ingredientes picantes en los currys, incluido el korma (el suave, con salsa de yogur o leche de coco), deja al cuerpo que libere endorfinas
y se acabe combinando con una reacción sensorial compleja a la variedad
de especias y sabores, este efecto proporciona un deseo subsecuente de
volver a necesitar o preferir en las siguientes veces de un curry
picante. Algunos se refieren a esta preferencia en términos de adicción, pero otros investigadores evitan el uso de la palabra adicción en este contexto.

¡Vamos a por unas cuantas recetas! ¿qué tal si empezamos por el rendang de Indonesia?

Rendang de ternera (vía Kwan Homsai)

Seguimos por el popular korma y el madrás.

Pollo korma (vía Estoy hecho un cocinillas)
¿Y la mezcla de especias para el madrás cuál es? (vía El cocinista)

Los estofados con curry se cocinan en Inglaterra desde mediados del siglo XVIII, se popularizaron con el pollo de la coronación, plato creado en honor de la reina Isabel II en 1953 y se vieron reforzados en los setenta con la llegada de los restaurantes indios. Este Coronation chicken actualmente se sirve caliente en los locales de cocinada rápida típicos ingleses.

Coronation chicken (vía Mi cocinita de juguete)

¿Sabíais que el tikka masala es un invento inglés? La popularidad del curry llega a tal límite que desde finales de la década de los años noventa, el plato denominado Chicken Tikka Masala se ha denominado como british national dish. Se dice que el tikka masala fue inventado en Glasgow cuando un cliente demandó una salsa ligeramente seca (la leyenda dice que el cocinero calentó una salsa de sopa de tomate condensada de una lata de Campbell y le añadió algunas especias) convirtiéndose en una variante del plato del Panyab denominado pollo a la mantequilla.

Pollo tikka masala (vía Todo cooking)

 
Una opción vegetariana es el Chana Saag, con garbanzos.

Chana saag, espinacas con garbanzos y ¡curry! (vía Conasi)

Uno de mis favoritos es el karé japonés, denso y algo dulce, cuyo origen para ellos es occidental. Entró en el país en la apertura de la era Meiji (1869-1913) de la mano de los británicos al finalizar su época de autoaislamiento y hoy día es un básico en los almuerzos japoneses, como los de su ejército, donde se toma todos los viernes.

 Curry de ternera (receta con mezcla de especias casera) (vía Just cooking)

Karé raisu “fácil” en español y con vídeo (vía Recetas japonesas)

Un picoteo muy popular en las calles de Alemania es el Currywurst, típico platillo que tomar mientras recorres calles haciendo turismo.

Currywurst con la típica presentación de puesto callejero (vía Directo al paladar)

¿Cuál es vuestro plato de curry favorito?
2660.- Croquetas para gente coqueta

2660.- Croquetas para gente coqueta

Siendo ayer el #díainternacionaldelacroqueta no podía faltar una entrada dedicada a este jugoso manjar del que hemos hablado aún muy poco en Labores en Red. Mencionadas aquí anteriormente como una delicia para llevar en el tupper, para rellenar de ingredientes inesperados o como un formato de presentación de la quinoa. Aprovechando la merecida efeméride hemos visto muchas sugerentes recetas, desde rutas de la croqueta por ciudades españolas (como Madrid o Barcelona) a rellenos exóticos que la convierten en una delicatesen, más allá de la receta de aprovechamiento.

Croquetas con ensalada (vía Wikipedia)

El origen de la croqueta se sitúa en Francia, aunque es más popular en Sicilia, en los Países Bajos y en España, donde puede comerse como acompañamiento, plato principal, entrante o tapa. Podemos encontrar croquetas a lo largo y ancho del mundo con sus diferentes denominaciones: aloo tikki en India, Kroket en Indonesia, korokke en Japón, goroke o keuroquet en Corea…pero si queréis saber más sobre el origen de la croqueta, echad un ojo al enlace a continuación.

Sobre el origen de la croqueta por Biscayenne (vía El Comidista)

Mi dilema con las croquetas está en que “las de mi madre son las mejores”, sin embargo uno es consciente de que tu madre las ha hecho con la carne que los hijos no han querido tocar del cocido al día siguiente de ponerlo. Es más, en mi casa aún hoy le decimos “no, no quiero carne, mejor haz croquetas con ella”. Luego está la receta, no es que sea el secreto mejor guardado, pero es un hecho que todas las madres las hacen a ojo. Esto es así, que cuando te enseñan te dicen una cucharada (de tamaño indeterminado) de mantequilla, equis de harina, la leche, el sofrito de tropezoncillos menudos de lo que haya considerado oportuno aportar a las croquetas, ya sea la carne de cocido, pollo, bacalao… en una cantidad también variable. Y luego a reposar y a colaborar todos en dar forma y rebozar la masa. Implosible replicar cuando te independizas con exactitud, así que te vas conformando con masas más o menos blandas y jugosas hasta que, la rueda de la vida, hagas lo mismo con tus hijos.

Pero en la era de internet está solucionado: sólo hay que ir y copiar y medir de una receta con proporciones que asegure una masa de textura excelente. Hace años tuve que admitir que con las recetas para la dichosa thermomix, a la que tanta tirria tengo por hacer buenos a cocineros que no tienen mucha idea, son un chollazo a la hora de calcular proporciones acertadas.

¡Vamos allá con unas cuantas sugerencias!

Primero con el método tradicional, que todo hay que decirlo, pero para los torpes en la cocina nunca está de más repetirlo una y otra vez.

“No quiero carne… mejor haz croquetas” (vía De Rechupete)

Después las proporciones chulis para la máquina, al fin y al cabo, es ponerse a hacer la masa sin que quede mucho grumillo y estar pendiente de que no se achicharre nada.

Croquetillas de jamón… que la máquina sólo hace la masa, ¿vale? (vía Mis Thermorecetas)

Personalmente me encantan las de bacalao, porque me gusta el pescado y esta es una de esa formas de comerlo sin sufrir porque te encuentras espinas. Ideal para niños a los que hay que cebar sanamente en edad de crecimiento.

Una receta muy “de madre” con sus medidas a cucharadas y sus formas irregulares (vía Directo al paladar)

Otro formato que me dejó un poco loca, porque en mi casa no se habían hecho así nunca, fueron las croquetas de huevo duro. He de decir que yo soy muy de zamparme los huevos duros a bocados, sin más, por lo que me sorprendió gratamente encontrarme con un “gajo” de huevo en mi croqueta.

Croquetas de huevo (vía Bizcochela)

Vamos a ponernos exóticos para demostrar la versatilidad de una masa y un rebozado, salgamos de los clásicos del hogar para darle duro. La alta cocina también está a tu alcance… aunque sean ingredientes de los que nunca “sobran” en un hogar medio, siempre puedes recrear tu versión. ¿Que no tienes boletus ni los  sabes reconocer? Espera a que llegue la temporada de níscalos y puedas recoger algunos del campo, y quien dice níscalos dice champiñones, ¿por qué no?

Croquetas de cecina y rúcula (vía Rtve)

Croquetas de boletus (vía Pintxos ya)
Croquetas de queso de cabrales (vía Mis recetas caseras)

Las verduras también tiene su lugar en el mundo, naturalmente, y es que son muy buenas y ¡también quedan bien en las croquetas!

Croquetas de verduras (vía Hogarmanía)

También los veganos tienen su oportunidad de comer croquetas, que estamos siempre pensando en lo único: mantequilla, leche… Démosles también una oportunidad, a ver qué tal.

Croquetas veganas (vía Cuerpomente)

Y finalmente, como no podía ser de otra manera, ¿imagináis este crujiente manjar en su versión dulce? Pues las hay, de plátano, de arroz con leche… e incluso con pepitas de chocolate.

Croquetas dulces con chocolate (vía María Lunarillos)

No os sintáis mal si os habéis puesto alguna vez hasta arriba de croquetas, siempre podeís pensar en este campeón vasco, Patxi Bollos, que se tomó 236… y luego cenó.

Patxi bollos (vía Donostiando)
¿Cuáles son vuestras favoritas?
2652. Yo sobreviví a las cenas de Navidad

2652. Yo sobreviví a las cenas de Navidad

¡Navidad! Celebraciones en casa, en el trabajo, con los amigos, meriendas, desayunos extra, copetines y saraos varios. Es la época de pesadilla de nuestro estómago y, en muchos casos, también de nuestras venas. Esta temporada se caracteriza por comidas copiosas y alcohol, quizá más de lo que se llega a tomar durante todo el año.

Muchos dietistas y nutricionistas ponen el grito en el cielo porque cuando empieza el año la gente les pide dietas a ser posible “rápidas”, algo que no funciona igualmente si lo que has hecho durante el último mes es cebarte de mala manera. Hay que tomar cartas en el asunto y ser prudente por una vez y de antemano, poner todo de nuestra parte para no atiborrarnos.

Una copiosa comida (vía Dietistas nutricionistas)

“Recuerda que los refrescos, el alcohol, embutidos y tabaco estropean la cena de Navidad”, tal cual nos lo dice el nutricionista Julio Basulto en el programa en el que colabora en la cadena Ser.

Sus recomendaciones concretas para una navidad consciente también las podéis escuchar en el vídeo a continuación titulado “Consejos de alimentación en Navidad (Juanjo Cáceres y Julio Basulto)”

Pongamos en una lista las recomendaciones, esta vez desde el colegio oficial de farmaceuticos de Córdoba.

  1. No cambies tus hábitos de alimentación y
    ejercicio habituales. No debes saltarte ninguna toma y mantener una
    regularidad horaria en las mismas. Reserva los “excesos” para las fechas
    más señaladas.
  2. ¡Muévete! Con treinta minutos más de ejercicio físico diario podemos compensar las calorías extras de las comidas navideñas.
  3. Controla el alcohol que tomas ya que aporta calorías vacías.
  4. Planifica el menú. Si el plato principal es muy graso (ej. cordero) se deberán preparar entrantes ligeros (ej. vegetales).
  5. Planifica la compra para evitar las sobras.
  6. No dejes de tomar fruta. Puedes preparar
    como postre y/o sobremesa bandejas con frutas tropicales o entrantes
    como ensaladas o brochetas de fruta.
  7. Mientras cocinas evita los picoteos.
  8. Sustituye las salsas industriales (muy
    grasas) por salsas caseras a base de hortalizas, hierbas aromáticas,
    jugo de limón, yogur desnatado y vinagretas.
  9. Elabore postres caseros reduciendo el contenido de azúcar (se puede sustituir con edulcorantes) y grasas. 
  10. “De todo, pero poco”. Si quieres comer de
    todo lo que hay en la mesa, sírvete en un plato pequeño cantidades de
    todo lo seleccionado y no repitas.

Recuerda con el diagrama del plato para comer saludable la disposición más equilibrada de un plato, para todo el año, por supuesto, ahora en fiestas también.

El plato saludable (vía Biografía de un plato)

Nosotros no dejaremos de darnos algún capricho, tampoco es plan de ser un rancio que monta el pollo en cada merienda familiar. Si acaso nos reservaremos y comeremos menos.

Dulces de Navidad (vía Alimmenta)

Conclusión
  • Controla raciones: Emplata, visualiza el volumen de comida que vas a comer y acuérdate del esquema del plato completo.
  • Come poco a poco: Recuerda que la señal de saciedad
    “llega tarde”, ves parando, mastica bien los alimentos para facilitar
    la digestión y toma tragos de agua.
  • Pica algo una hora antes: No pases hambre, no “compenses” y aún menos si luego vas a alguna comilona. Recuerda, el hambre es el peor acompañante.
  • Controla la calidad nutricional: intenta comer una mayor parte de alimentos de origen vegetal.
¡¡Felices fiestas a todos!!

2644.- Ideas dulces y saladas para cocinar con yogur

2644.- Ideas dulces y saladas para cocinar con yogur

A raíz de la entrada sobre el kéfir busqué recetas en las que aprovecharlo, muy sencillo, cualquier cosa en la que usemos yogur. En labores en red nos encantaría recopilar una selección de recetas en las que usar yogures, ya sean dulces o saladas, ¡para chuparnos los dedos!

Hay vida más allá del clásicazo bizcocho de yogur que cada abuela y cada madre podrían recitar de memoria: Un vasito de yogur (de limón, natural o de lo que esté a punto de caducar en la nevera), una vasito de aceite de girasol, dos vasitos de azúcar, tres vasitos de harina, tres huevos y un sobrecito (16 g.) de levadura química o polvo de hornear… y ¡pim, pan, pun! ¡bizcocho para toda la familia!

Bizcocho de yogur (vía Pequerecetas)

Empecemos con un entrante ideal de cara a las próximas fiestas, ¿queréis dejarles con la boca abierta?

Yogur con huevas de lumpo y manzana (vía Gastronomía y cía.)

Otro entrante sabroso es el tzatziki, el clásico, de yogur y pepino, o esta alternativa con aguacate.

Taztziki de aguacate (vía Gastronomía y cía.)
Vasito de yogur con pepino y cebolleta (vía Mi thermomix y yo)

Ya sea fría o caliente podemos probar la sopa spas, típica de Armenia.

Spas, sopa típica de Armenia (vía Cocinar light)

Podemos usar el yogur como aliño para las ensaladas.

Vinagreta de yogur (vía Estoy hecho un cocinillas)
Ensalada de col con manzana (vía Pizca de sabor)

También para elaborar salsas ligeras y sabrosas.

Salsa de yogur y curry (vía Una receta)

Crema de calabaza con salsa de yogur (vía Moreira Galega)
Judías verdes con salsa de yogur al curry (vía Gurme – Abc Sevilla)

Hay ricas bebidas refrescantes como el ayran, del que ya hemos hablado anteriormente, o el indio lassi, que puede ser dulce o salado.

Lassi de mango (vía Hogarmanía)

Y llegamos a la apasionante parte de los dulces.

Gelatina de yogur y fresas (vía Las recetas de Laura)

Crema rápida de yogur y limón (vía Pequerecetas)

Tarta de yogur y frutas del bosque (vía Uno más en la familia)

Mousse de yogur y chocolate (vía Crecer feliz)

¿Tienes alguna receta favorita que se elabore con yogur?
2640.- Cocinando bulgur o trigo burgol

2640.- Cocinando bulgur o trigo burgol

Seguimos conociendo ingredientes novedosos en nuestras cocinas, o más bien, clásicos redescubiertos. El trigo bulgur se trata de un ingrediente obtenido a partir del grano de trigo cocido, desecado y partido, de modo que, a diferencia del cuscús elaborado con sémola de trigo duro, más parecido a la pasta, estamos ante un producto precocinado que se conserva durante mucho tiempo y que mantiene las mismas propiedades nutricionales que el trigo: Rico en hierro, fósforo, magnesio y vitaminas, su interés principal reside en su riqueza en glúcidos lentos.

Bulgur sin cocer (vía Cocinatis)

Actualmente se está redescubriendo para cantidad de comidas veganas y platos tradicionales nutritivos y saludables como pueden ser el tabule, el kibbeh o el mujaddara. Se presenta en varios grosores: grueso, fino y muy fino,dependiendo de cuánto se haya partido, y de este grosor dependerá su tiempo de cocción. Se elabora como el arroz, con el doble de agua que de cereal.

Bulgur grueso, con un aspecto muy similar al arroz (vía Cocinillas)

Quizá lo hayáis probado ya el en clásico tabbule, si no, es el momento de ponernos manos a la obra con esta fina “ensalada sazonada”, según su traducción del árabe, con perejil muy picado, tomate, cebolletas, hierbabuena, trigo bulgur y aderezo de aceite de oliva y limón. Una guarnición extremadamente refrescante.

Tabule, tabouleh… son tantas las transcripciones (vía Recetas árabes)

Otros platos típicos elaborados con bulgur es el kibbeh (también llamado Kipe, kibi, kipi, kepi, kibba, kiwi, kubba…) Muy común en todo Oriente Medio y parte del Caucaso, es tradicionalmente el plato nacional del Líbano. Se trata de una especie de albóndiga frita que en su forma más corriente se compone de carne picada de cordero, bulgur y especias. Hay además multitud de variantes por toda América latina.

Kibbeh, como todo lo que tenga forma de croqueta, ideal para niños (vía Guía infantil)

La mujaddara, también denominado mejadra, mudardara o myadra, es un guiso de lentejas con bulgur o arroz, acompañado de cebolla frita y aceite de oliva. En la Biblia se hace referencia a este plato como el “favorito de Esau”. Actualmente es uno de los platos predilectos de la cocina siria y palestina, muy versátil ya que se puede consumir tanto caliente como frío sin desmerecer el plato. ¿A ninguno se os acaba de venir a la mente que sería ideal para llevar al trabajo en el tupper?

Mujaddara con su cebolla frita (vía Gastronosfera)

Actualmente también se usa el bulgur en la cocina vegetariana, para dar vida a multitud de platos, como entrante y acompañante ideal.

Ensaladilla de bulgur (vía Cocinillas)

Bulgur con ceboolla y ajo (vía Para vegetarianos)

Rissoto rojo de bulgur (vía Vegaffinity)

Así como platos principales, como estas hamburguesas.

Hamburguesa vegana de quinoa, bulgur y feta (vía El saber culinario)

Y como no podía faltar, si se cocina de manera similar al arroz, tenía que caer algún postre. Como hemos mencionado anteriormente, en latinoamérica podemos encontrar recetas populares de bulgur.

Bulgur pudding o bulgur con leche (vía Dominican cooking)
¿Conocíais ya el bulgur? 
¿lo habíais visto en el mercado y no se os ocurría para qué servía?
¿Os atrevéis con estas recetas?

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar