Navegando por
Etiqueta: recetas de cocina

Sopa, recetas de cuchara para el invierno.

Sopa, recetas de cuchara para el invierno.

Sopa; A no ser que seas como Mafalda que la odia, cuando llega el frío es un plato que no falta en cada mesa.

En labores en red nos gusta cocinar, bueno mas bien somos de buen comer, por eso las recetas de hoy están centradas en este plato tan variado a la par que sencillito de realizar.

comic mafalda sopa
Página oficial de Mafalda.

¿Preparados con la cuchara para la sopa?:

cazuela con caldo aneto natural
castellana via Aneto.
picadilllo en taza azul
con picadillo via pequerecetas.
plato con sopa y cuchara
pasta via antojando ando.

En la web “historias de la cocina” tienen un blog sobre la procedencia de este plato muy interesante de leer.

La imagen de portada es la sopa de carne receta de hostelería salamanca.

Postres en vasitos, minipostres.

Postres en vasitos, minipostres.

Postres minis, o en pequeñas porciones porque con los atracones que nos metemos en estas fiestas al llegar a lo último ya estamos que no podemos mas ¿verdad?.

Menos yo, que no sé cómo lo hago que siempre guardo un hueco en el estómago para la parte más dulce de las comidas y cenas.

¡Dónde esté un buen dulce que se quite lo demás!.

Hoy algunas ideas a ver si logramos, entre todos, que no quede ni rastro en los platos … Bueno en este caso en los vasos 😉

postres vaso tiramisu directo al paladar
vasitos de tiramisú en directo al paladar.
postres arroz con leche mj
postres de arroz con leche via las recetas de mj.
postres julia y sus recetas
kiwi y mascarpone en Julia y sus recetas.
postres bajo una nube
soufle de turron en vaso de chocolate via bajo una nube.
postres platano con caramelo salado
postres de tarta de platano con caramelo salado en que cosa tan dulce.

Imagen principal del post via chobani.

Helado casero para toda la familia

Helado casero para toda la familia

Parece que no, pero el buen tiempo está a la vuelta de al esquina, empiezan a apetecer un helado y, mejor aún, si son helados caseros. Sorbetes, cucuruchos, con o sin palo, en tarrinas o moldes de silicona… Si los podemos hacer en casa siempre estarán disponibles y doblemente sanos.

En Labores en red ya hemos tenido alguna entrada sobre helados, o bien hemos ofrecido ese uso para otros productos como el kéfir. Aumentemos con esta entrada las opciones posibles.

Ya que los hacemos en casa, la intención es hacerlos lo más saludables posibles. Nos lo venden como saludable porque llevan fruta y leche, pero no dejan de ser un poco “chuchería”.

Si tenemos alguna necesidad especial, como evitar el azúcar o el gluten o la lactosa, hacerlos en casa es una opción muy recomendable.

 

helado plátano y bebida de almendra
Cómo hacer helados saludables (vía Dime qué comes)

 

Para hacer nuestros propios helados debemos contar con una batidora potente y un congelador. Lo mejor, que no pasen mucho tiempo congelados, hacerlos casi para el momento. De otro modo se convertirán en una masa dura de hielo.

Diferentes ideas para hacer helados

Como era de esperar, para hacer nuestros helados utilizaremos preferiblemente de frutas de temporada, como el melocotón.

 

helado melocotón
Helado cremoso de melocotón (vía Pequeocio)

 

Los polos necesitarán su molde, pero si conseguimos buenas frutas nos quedarán muy ricos. A mi me encanta la combinación de fresa y plátano.

 

Polo de fresa y plátano
Polo de fresa y plátano (vía El cuaderno de recetas)

 

En cuanto a polos se refiere, podemos hacerlos además combinando sabores en capas, como en estos sugerente helados de banana split, con sus tres capas de fresa, piña-plátano y chocolate.

 

Polos de Banana Split Pudding
Polos de Banana Split Pudding (vía The recipe rebel)

 

Los helados de frutos secos aportan mucha suavidad y nutrientes, muy ricos, pero ligeros… lo justo. Todo depende también de la cantidad de azúcar que añadamos, claro. Algunos llevan hasta clara de huevo.

 

Helado de almendras
Helado de almendras (vía Hogarmanía)

El ansiado chocolate

Una de las cosas más atractivas de algunos helados es su cobertura de chocolate, ¡y es posible hacerla casera! Para lograrlos, después de desmoldar, debemos sumergir en el chocolate rápidamente, dejando que escurra un poco el exceso y dándoles la vuelta enseguida. Lo normal es que se solidifique casi al instante. A continuación, disponer los helados en la bandeja preparada a medida que los vamos bañando.

 

Cobertura de chocolate para helados
Cobertura de chocolate para helados (vía Directo al paladar)

 

Hay diversas recetas para la cobertura de chocolate, en muchos casos se usa manteca de coco, para una solidificación rápida y sin necesidad de meter en el congelador de inmediato. Esta nos vendrá también estupendamente para cubrir unas bolas de helado que hayamos hecho en una tarrina.

 

Cobertura de chocolate para helados instantánea
Cobertura de chocolate para helados instantánea (vía Recetas comidas)

 

Ya hablando de chocolate no podíamos dejar pasar la oportunidad de hacer un helado de chocolate casero, con o sin heladera, para que todos tengamos posibilidades. La siguiente es una receta bastante sencilla.

 

Helado de chocolate fácil
Helado de chocolate fácil (vía Con mis hijos)

 

Para terminar hoy Labores en Red nos despedimos con una canción veraniega sobre helados que me inspira esta entrada. Espero que la disfrutéis y dentro de poco estéis saboreando vuestras creaciones.

 

 

¡Que aproveche!

Panko para un rebozado ¡supercrujiente!

Panko para un rebozado ¡supercrujiente!

En Labores en Red siempre estamos probando cosas, en esta ocasión toca un rebozado diferente. No se trata de un simple pan rallado, sino del pan rallado denominado panko. Su origen es japonés y se fabricaba a partir de un pan sin corteza desmigajado, no pulverizado, por lo que los trozos son más grandes e irregulares. Se caracteriza por dar lugar a un rebozado mucho más aireado, ligero y crujiente. Es imprescindible en platos como el tonkatsu o las croquetas korokke.

 

panko
Panko en un plato, se puede apreciar la forma, color y textura.

 

bolsa panko coreano
Bolsa de panko coreano

Aunque el origen es japonés, podemos encontrarlo en cualquier tienda de productos asiáticos y con orígenes tan diversos como Tailandia, Corea… Del mismo modo podemos elaborarlo en casa. Con unas rebanadas de pan de molde, a ser posible de panadería. Retiramos la corteza y pasamos por la trituradora hasta que quede desmenuzado, en pequeñas migas. Extendemos en una bandeja e introducimos en el horno para que se vaya secando lentamente, sin llegar a tostarse. Una vez hecho esto, extraemos del horno, dejamos enfriar.

 

panko pan rallado tijeras
Panko, pan rallado japonés, ¡hazlo tú mismo! (imagen vía Kwam Homsai)

Algunas recetas en las que utilizar panko

Como hemos mencionado, un plato típico japonés que se reboza con panko es el tonkatsu. Se trata, ni más ni menos, de un filete de cerdo rebozado. Se pasa por harina, luego el huevo batido y a continuación el panko, para terminar friendo en aceite caliente por ambas caras.

 

tonkatsu
Proceso de elaboración del tonkatsu (vía Japonismo)

Las ya mencionadas korokke, con su rebozado extra crujiente y ligero. Revolucionarán vuestra manera de rebozar las croquetas a partir de ahora. De hecho, hay restaurante especializados en croquetas que ya no utilizan el pan rallado que conocíamos hasta ahora en favor del rebozado con panko.

 

Korokke croquetas
Korokke japonesas (vía Recetas japonesas)

Un aperitivo espectacular para deslumbrar a nuestros invitados podrían ser también unas gambas rebozadas con panko. Se acabaron las “gabardinas” aburridas.

 

gambas panko
Gambas rebozadas con panko (vía El berenjenal)

Siguiendo con la inspiración asiática, estos vistosos makis rebozados pueden suponer un aperitivo muy diferente a lo que tomamos habitualmente.

 

panko maki
Furia panko maki (vía Cocina 33)

Igualmente podemos disfrutar de otro nivel a la hora de hacer “nuggets” de pollo, rebozando auténticas tiras de pollo con nuestro nuevo pan rallado asiático.

 

nuggets pollo panko
Nuggets de pollo con panko y guacamole (vía Pepekitchen)

Unos calabacines crujientes son una opción para comer verduras que no debemos descartar. Además hechos al horno, mucho más sanos.

 

calabacín horno panko
Palitos crujientes de calabacín al horno (vía My gourmet connection)

Unas pechugas de pollo relleno con este rebozado son una idea brillante. Nada descartable y sugerente receta.

 

Pechuga pollo relleno panko
Pechuga con relleno italiano y rebozado de panko (vía Know kitchen)

Como golosos que somos también hemos buscado recetas de dulces en los que utlizar panko y no hemos visto gran cosa, a lo sumo aliñarlo con azúcar y canela, tostarlo un poco y utilizarlo como topping de postres con frutas y helados. Igualmente se nos ocurre recurrir a las croquetas dulces con este rebozado especial.

 

sweet panko fruit yogur topping
Panko dulce sobre fruta y yogurt (vía Upper crustent)

 

¡Buen provecho!

 

 

Galletas de chocolate para tardes de primavera

Galletas de chocolate para tardes de primavera

¡Hoy en Labores en Red nos levantamos golosos! Nos comeríamos una galleta. Es más, mejor si se trata de deliciosas galletas de chocolate. Si las hacemos en casa ya completamos el capricho. En anteriores ocasiones hemos hecho alguna galletita. También las hemos cocinado en el microondas, para no pasar calores. Hoy os sugerimos…

Algunas recetas de galletas

Las galletas rellenas tienen más complicación a la hora de hacerlas. Sin embargo, ¿quién se resiste a dos galletas por una?

 

Galletas de chocolate y jengibre rellenas de mascarpone
Galletas de chocolate y jengibre rellenas de mascarpone (vía Cocina tipo)

 

Rizando el rizo, si preparamos nuestras galletas rellenas de crema de chocolate tendrán un aspecto que hará salivar.

 

Galletas de chocolate con relleno de Nutella
Galletas de chocolate con relleno de Nutella (vía Cocina facilísimo)

Las pastas de té también son un clásico que entra en cualquier momento y lugar. No desaprovechemos esos baños de chocolate.

 

Pastas de té con chocolate
Pastas de té con chocolate (vía El rincón de los  sabores)

 

Otras veces nos apetece que sea la típica galleta de chocolate con trocitos de chocolate y… Iba a decir, bañadas también en chocolate, pero no abuséis, que luego vienen la operación bikini.

 

Galletas de chocolate fondant
Galletas de chocolate fondant (vía El aderezo)

 

Sin trocitos de chocolate también están buenas. Además son mucho más fáciles.

 

Galletas de chocolate caseras
Galletas de chocolate caseras (vía Comedera)

 

Unas galletas que enganchan son las llamadas “Digestive”, que de digestivas no tienen nada. Salvo… que entran fácilmente y pasan el proceso como todo lo demás. Por supuesto, con su capa de chocolate.

 

galletas chocolate
Galletas digestive con chocolate (vía Un domingo en mi cocina)

Tras una entrada como esta, es importante recordar… lo que es importante.

 

 

 

¡Buen provecho!

 

 

 

Recetas con piña para el niño y la niña

Recetas con piña para el niño y la niña

Hace días que llevo viendo en los escaparates y en los lineales de frutería piñas naturales. La piña es una fruta muy sana y ligera que nos aporta fibra y vitaminas. Desde Labores en Red vamos a elaborar una lista de sugerentes recetas para aprovechar la temporada.

Seleccionando una piña

Una buena piña, en su punto óptimo, deberá tener un aspecto fresco, con una piel sin golpes ni manchas, y una corona sana. El color de la piel debe tender al amarillo o dorado, si es muy verde delata la inmadurez de la fruta. La corona o las hojas de la parte superior deben mostrarse frescas y de color verde. Será pesada, ya que esta voluminosa pieza contiene mucha agua cuando está fresca

Si al estirar de una hoja del centro de la corona podemos mantener la piña en el aire, es que está verde, Si la hoja se desprende fácilmente al tirar con suavidad de una de las hojas centrales, está lista para comer.

 

piña
Piñas allá donde mires

Cortar y pelar una piña fresca

Cortar y pelar la piña fácilmente tiene su truco, sólo necesitamos una tabla y un cuchillo afilado. Cortaremos la corona y a continuación haremos cuatro cuartos mediante cortes longitudinales. Pelaremos la piña con un par de cortes más separando la piel de la pulpa. En mi caso también quito una porción del centro de la piña, que resulta demasiado fibroso. En un vídeo podréis apreciarlo mejor.

 

 

Si podéis resistir su fresco aroma sin empezar a comer trocitos, ya podemos cocinar cualquier receta con nuestra piña. En alguna ocasión las hemos incluido en ensaladas, ya que es una fruta que combina muy bien con lo salado.

¡Adelante con las recetas!

Personalmente me encanta incluirla en brochetas de frutas. Para las fuentes y fondues de chocolate es una fruta con una combinación fabulosa.

 

fondue caramelo con frutas
Fondue de caramelo o chocolate con frutas, entre ellas la piña (vía Nestlé)

 

Brocheta de frutas
Brocheta de frutas (vía Blog de cuina de la Dolorss)

No sólo fresca, también pasada por la plancha puede ser una fruta deliciosa, en esta ocasión con un poco de chocolate y crema de queso.

 

Piña a la plancha con crema de queso
Piña a la plancha con crema de queso (vía Cocina familiar)

 

La piña rellena es un clásico con el que te ahorras el plato. Tanto en su versión dulce de postre de macedonia, como en la salada en modo ensalada, con sus langostinos o jamón dulce y bien de mayonesa.

 

Piña rellena, versión dulce
Piña rellena, versión dulce (vía El Comidista)

 

Piña rellena, versión salada
Piña rellena, versión salada (vía Cuchillito y tenedor)

 

Otro formato muy habitual para la presentación de piñas es en tarta, ya sea al horno o sin horno, frescas e ideales de cara al verano. Os presentamos una serie de tartas de lo más sugerente, que resaltan especialmente el dorado de la fruta.

 

Tarta de piña con caramelo
Tarta de piña con caramelo (vía Una pizca de hogar)

La tarta invertida que presentamos a continuación nos habla de un ingrediente que viene a ser una premezcla para galletas, mezcla Bisquick Original, que podemos emular siguiendo la siguiente receta. No tiene gran misterio, pero el aspecto granulado es realmente delicioso.

 

Tarta de piña invertida
Pastel de piña invertida (vía Qué rica vida)

 

Tarta de piña sin horno
Tarta de piña sin horno de gelatina (vía La masera)

 

Tarta de flan con piña
Tarta de flan con piña (vía La empana light de Bego)

 

Cupcakes de Piña colada
Cupcakes de Piña colada (vía La repostería de Miguel)

 

Las carnes combinan muy bien con la piña, no en vano suele venir en el cerdo agridulce incluida, por ejemplo. ¿Qué tal unas costillas glaseadas? ¿y unas brochetas de pollo?

 

costillas
Costillas de cerdo glaseadas (vía Gastronomía & cía.)

 

brochetas
Brochetas de pollo con piña (vía Gurmé de Abc de Sevilla)

 

Una mezcla controvertida donde las haya es la pizza con piña, conocida como pizza hawaiana. Inventada en Canadá, 1962 por Sam Panopoulos, tiene sus amantes y sus detractores. Sin duda, algo tendrá cuando ¡resiste en las cartas de los restaurantes!

 

pizza
Pizza hawaiana (vía Cuánta razón)

 

creador
Sam Panopoulu con su polémica pizza hawaiana (vía Greek city times)

 

Bebidas refrescantes con piña

Ahora hablaremos de uno de los cócteles más conocidos elaborados con piña, en sus versiones con y sin alcohol. La piña colada es una bebida refrescante y con aires tropicales que fue presentada por primera vez el 15 de agosto de 1954 en el Bar Beachcomber del The Caribe Hilton, en San Juan de Puerto Rico. Un refrigerio que nos ayudará a trasladarnos en el espacio y en el tiempo.

 

colada alcohol
Piña colada con alcohol (vía Cóctel y bebida)

 

colada sin
Piña colada sin alcohol,  ¡va por ustedes! (vía Jazmín y canela)

¿Os gusta la piña en todas sus presentaciones?

¡Que aproveche!

 

 

2674.- Nos comemos al conejo de Pascua

2674.- Nos comemos al conejo de Pascua

En Labores en Red estamos viendo venir la Pascua, una amplia selección de amorosos conejitos cargados de huevos están apareciendo por doquier, todo muy tierno… y nutritivo. Por ello vamos a reclamar esta sana carne blanca en una selección de recetas en las que el conejo es el protagonista.

Tierno, achuchable, sabroso y sano conejito de Pascua (vía Wikimedia commons)

Hay muchos lugares en los que el conejo no se come, se ven como tiernas mascotas. Aún recuerdo a un amigo inglés de visita en el pueblo, viendo los conejos que se criaban para comer y sorprendiendose de su destino final, con cara de pena preguntó: “¿Os váis a comer al bunny?” Sí, querido, y bien rico que estará, ya verás.

En esta pequeña selección vamos a hacer dos secciones, una en la que tomamos el conejo tal cual.

Conejo al ajillo es un clásico que no puede faltar en ninguna selección.

Conejo al ajillo (vía La cocina de Fabrisa)

Confitar el conejo es otra manera de guisarlo.

Conejo confitado (vía Las recetas de Triana)

Conejo cazadora o campesina es una manera tradicional de comerlo.

Conejo a la cazadora (vía Divina Cocina)

 
Y a continuación, la segunda sección cuando el conejo forma parte de un todo.

Tengo que reconocer mi debilidad por el arroz como acompañamiento, y si la cosa se pone picantona y con sabores intensos, me gusta aún más. Como ejemplo está el arroz picante con conejo

Arroz picante con conejo (vía Directo al paladar)

Arroz caldoso con conejo del campo, porque todo con algo de juguillo está mucho mejor.

Arroz caldoso con conejo de campo (vía La cocina de Virginia)

La paella que no falte. Ni con lo extremistas que piensan que sólo se come en Valencia, ni con aquellos que piensan que es un “aquí se echa de todo”, como Jaime Olivier y su paella de chorizo.

Paella de conejo (vía Estoy hecho un cocinillas)

A la italiana, con pasta, podemos encontrar el ragú de conejo.

Ragú de conejo con scialatielli (vía Recetas italianas)

Y como no sólo de arroz guisado vive el hombre, vamos allá con una receta al horno con patatas.

Conejo al horno con patatas panaderas (vía Cocina casera y fácil)
¿Tienes costumbre de comer conejo? Si no lo has probado aún, ya sabes por dónde empezar.

2670.- Comida china para el año nuevo del perro de tierra

2670.- Comida china para el año nuevo del perro de tierra

¡Feliz año nuevo… chino! Un febrero más nos presentan al signo de este año en el horóscopo chino, el perro de tierra, un animal juguetón y fiel. Desde Labores en Red vamos a celebrar el año nuevo recopilando recetas de comida china para hacer en casa, porque, después de ver el despliegue de los desfiles en mucha ciudades, ¿a quién no le apetecen unos rollitos de primavera, un cerdo agridulce, un pollo al limón o con almendras, unos tallarines tres delicias… incluso un Familia Feliz? Siempre me ha hecho gracia el nombre de ese plato y el de las Hormigas que suben al árbol.

Feliz Año del Perro de Tierra 2018 (vía Wikimedia)

Empecemos con el entrante, ese rollito de primavera, un básico relleno de verdurillas y, en ocasiones, carnecilla picada finamente.

Rollitos de primavera (vía Salseando en la cocina)

Y el pan chino, siempre me recuerdan a una colega a la que no le puede faltar su panecillo frito cuando va a un restaurante chino.

Pan chino frito (vía Recetín)

Y para regar los panes y los rollitos, ¡¡que corra la salsa agridulce!!  Esta receta parece realmente fácil y con ingredientes absolutamente accesibles.

Salsa agridulce muy fácil (vía Kwam Homsai)

Hablando de los nombre curiosos, como el de las Hormigas suben al árbol. En el primer enlace hay descripción, no receta, de otros platos con nombres muy chinos, bastante sanos, que nos pueden invitar a comerlos sabiendo de qué tratan.

La carne se adhiere a los fideos deshidratados recordando la imagen de unas hormigas por las ramitas (vía A disfrutar con salud)

“Hormigas suben al árbol” esta vez sí, con receta (vía Salseando en la cocina)

La “Familia feliz” parece contentar a todo el mundo sencillamente porque ¡lleva de todo! (vía Recetas de Kike)

El arroz o los tallarines tres delicias son como el pan en nuestra mesa, uno de los complementos esenciales para ir rebañando salsitas de los diferentes platos. Para este fin personalmente prefiero el arroz, pero… ¡todo está tan rico que al final no puede uno resistirse!

Tallarines fritos tres delicias (vía Olé tus fogones)
Arroz frito tres delicias (vía Pequerecetas)

Vamos ahora con los platos “carnosillos” más clásicos, que hasta ahora todo parece acompañamiento… un acompañamiento contundente, pero acompañamiento al fin. Así nos pasa cuando se nos ocurre ir a un restaurante chino, que pruebas todo y sales literalmente rodando del local.

Brillante y con verduritas, el cerdo agridulce es el plato más popular en occidente (vía Cocinaros)
Se me hace la boca agua pensando en el saborcillo del pollo al limón (vía Kwam Homsai)

Me encanta acompañar estos platos carnosos con alguno más “verde” que no sea todo pimientos, que ya están muy vistos. El bambú con setas chinas, a veces con carne o directamente sin ella, me parece una opción genial.

Bambú con setas chinas shiitake (vía Vegeasy)

Con algún ingrediente más y salsa de ostras, este pollo con bambú y setas chinas también tiene que ser una delicia (vía D’picoteo)

Los chinos también tienen postres, aunque la verdad es que poco tienen que ver con lo que vemos en nuestros restaurantes occidentales. Un clásico es el Dou hua, del que hablamos en una entrada anterior sobre el tofu. Otro clásico es el Pastel de Luna, que tuve ocasión de probarlo, precisamente, durante un año nuevo chino, aunque se preparen tradicionalmente durante la fiesta de medio otoño.

Dou hua, un postre basado en la soja típico de China (vía Asia sin salir de casa)
Pasteles de Luna chinos (vía Chinoblogc4)

Quería destacar que, aunque todos estos platos nos resulten de un exótico impresionante, tenemos puntos gastronómicos en común con los chinos que nos resultarían realmente impresionantes, como por ejemplo, la afición por la chacinería. Como muestra os dejo a continuación un vídeo de Jabierzto sobre el curado de carne y pescado en las calles de China. ¿Os imagináis poner a secar el resultado de la matanza en plena calle? Pues sí, y también hacer intercambio de viandas, ¿por qué no?

Espero haber logrado que se os haga la boca agua y, sobre todo, que os atreváis a preparar unos platillos chinos en casa, para la próxima vez que penséis “uf, es que está bueno porque le meten glutamato a montones y claro…” Y si no, visto lo visto, ¡siempre podemos hacernos un bocadillo de chorizo!

¿Cuál es vuestro plato chino favorito?
¿Te replanteas estos platos como una opción saludable?
Vota a Labores en Red para los premios Madresfera 2017
Estamos dentro de la clasificación de Manualidades
¡¡nos hace mucha ilusión contar con vuestro apoyo!!
¡Muchas gracias de antemano!

2662.- ¡Que corra el curry!

2662.- ¡Que corra el curry!

Ayer oí por las redes que estábamos en el #curryday y me dije ¿tenemos entradas referentes a tan rica mezcla de especias? ¡Vamos a por ello!  El término curry significa estofado y fue adoptado por el idioma inglés
antes de la llegada de los comerciantes ingleses al subcontinente, y
fue utilizado para designar los platos estofados y que poseían un caldo
rico en diversas especias. El curry os puede sonar muy exótico y oriental, muy del este y sureste
asiático. Especialmente populares en India (masala) o en japón (karé), pero también en la cocina inglesa.

Elegir un curry en el mercado puede ponerse complicado (vía Flickr – Indian Spices | by sara marlowe)

Lo que está claro es que las mezclas de especias más o menos picantonas
son una delicia que, por cierto, puede provocar algo parecido a la adicción. Un número de estudios han mostrado que la reacción de los receptores del
dolor a los ingredientes picantes en los currys, incluido el korma (el suave, con salsa de yogur o leche de coco), deja al cuerpo que libere endorfinas
y se acabe combinando con una reacción sensorial compleja a la variedad
de especias y sabores, este efecto proporciona un deseo subsecuente de
volver a necesitar o preferir en las siguientes veces de un curry
picante. Algunos se refieren a esta preferencia en términos de adicción, pero otros investigadores evitan el uso de la palabra adicción en este contexto.

¡Vamos a por unas cuantas recetas! ¿qué tal si empezamos por el rendang de Indonesia?

Rendang de ternera (vía Kwan Homsai)

Seguimos por el popular korma y el madrás.

Pollo korma (vía Estoy hecho un cocinillas)
¿Y la mezcla de especias para el madrás cuál es? (vía El cocinista)

Los estofados con curry se cocinan en Inglaterra desde mediados del siglo XVIII, se popularizaron con el pollo de la coronación, plato creado en honor de la reina Isabel II en 1953 y se vieron reforzados en los setenta con la llegada de los restaurantes indios. Este Coronation chicken actualmente se sirve caliente en los locales de cocinada rápida típicos ingleses.

Coronation chicken (vía Mi cocinita de juguete)

¿Sabíais que el tikka masala es un invento inglés? La popularidad del curry llega a tal límite que desde finales de la década de los años noventa, el plato denominado Chicken Tikka Masala se ha denominado como british national dish. Se dice que el tikka masala fue inventado en Glasgow cuando un cliente demandó una salsa ligeramente seca (la leyenda dice que el cocinero calentó una salsa de sopa de tomate condensada de una lata de Campbell y le añadió algunas especias) convirtiéndose en una variante del plato del Panyab denominado pollo a la mantequilla.

Pollo tikka masala (vía Todo cooking)

 
Una opción vegetariana es el Chana Saag, con garbanzos.

Chana saag, espinacas con garbanzos y ¡curry! (vía Conasi)

Uno de mis favoritos es el karé japonés, denso y algo dulce, cuyo origen para ellos es occidental. Entró en el país en la apertura de la era Meiji (1869-1913) de la mano de los británicos al finalizar su época de autoaislamiento y hoy día es un básico en los almuerzos japoneses, como los de su ejército, donde se toma todos los viernes.

 Curry de ternera (receta con mezcla de especias casera) (vía Just cooking)

Karé raisu “fácil” en español y con vídeo (vía Recetas japonesas)

Un picoteo muy popular en las calles de Alemania es el Currywurst, típico platillo que tomar mientras recorres calles haciendo turismo.

Currywurst con la típica presentación de puesto callejero (vía Directo al paladar)

¿Cuál es vuestro plato de curry favorito?
2660.- Croquetas para gente coqueta

2660.- Croquetas para gente coqueta

Siendo ayer el #díainternacionaldelacroqueta no podía faltar una entrada dedicada a este jugoso manjar del que hemos hablado aún muy poco en Labores en Red. Mencionadas aquí anteriormente como una delicia para llevar en el tupper, para rellenar de ingredientes inesperados o como un formato de presentación de la quinoa. Aprovechando la merecida efeméride hemos visto muchas sugerentes recetas, desde rutas de la croqueta por ciudades españolas (como Madrid o Barcelona) a rellenos exóticos que la convierten en una delicatesen, más allá de la receta de aprovechamiento.

Croquetas con ensalada (vía Wikipedia)

El origen de la croqueta se sitúa en Francia, aunque es más popular en Sicilia, en los Países Bajos y en España, donde puede comerse como acompañamiento, plato principal, entrante o tapa. Podemos encontrar croquetas a lo largo y ancho del mundo con sus diferentes denominaciones: aloo tikki en India, Kroket en Indonesia, korokke en Japón, goroke o keuroquet en Corea…pero si queréis saber más sobre el origen de la croqueta, echad un ojo al enlace a continuación.

Sobre el origen de la croqueta por Biscayenne (vía El Comidista)

Mi dilema con las croquetas está en que “las de mi madre son las mejores”, sin embargo uno es consciente de que tu madre las ha hecho con la carne que los hijos no han querido tocar del cocido al día siguiente de ponerlo. Es más, en mi casa aún hoy le decimos “no, no quiero carne, mejor haz croquetas con ella”. Luego está la receta, no es que sea el secreto mejor guardado, pero es un hecho que todas las madres las hacen a ojo. Esto es así, que cuando te enseñan te dicen una cucharada (de tamaño indeterminado) de mantequilla, equis de harina, la leche, el sofrito de tropezoncillos menudos de lo que haya considerado oportuno aportar a las croquetas, ya sea la carne de cocido, pollo, bacalao… en una cantidad también variable. Y luego a reposar y a colaborar todos en dar forma y rebozar la masa. Implosible replicar cuando te independizas con exactitud, así que te vas conformando con masas más o menos blandas y jugosas hasta que, la rueda de la vida, hagas lo mismo con tus hijos.

Pero en la era de internet está solucionado: sólo hay que ir y copiar y medir de una receta con proporciones que asegure una masa de textura excelente. Hace años tuve que admitir que con las recetas para la dichosa thermomix, a la que tanta tirria tengo por hacer buenos a cocineros que no tienen mucha idea, son un chollazo a la hora de calcular proporciones acertadas.

¡Vamos allá con unas cuantas sugerencias!

Primero con el método tradicional, que todo hay que decirlo, pero para los torpes en la cocina nunca está de más repetirlo una y otra vez.

“No quiero carne… mejor haz croquetas” (vía De Rechupete)

Después las proporciones chulis para la máquina, al fin y al cabo, es ponerse a hacer la masa sin que quede mucho grumillo y estar pendiente de que no se achicharre nada.

Croquetillas de jamón… que la máquina sólo hace la masa, ¿vale? (vía Mis Thermorecetas)

Personalmente me encantan las de bacalao, porque me gusta el pescado y esta es una de esa formas de comerlo sin sufrir porque te encuentras espinas. Ideal para niños a los que hay que cebar sanamente en edad de crecimiento.

Una receta muy “de madre” con sus medidas a cucharadas y sus formas irregulares (vía Directo al paladar)

Otro formato que me dejó un poco loca, porque en mi casa no se habían hecho así nunca, fueron las croquetas de huevo duro. He de decir que yo soy muy de zamparme los huevos duros a bocados, sin más, por lo que me sorprendió gratamente encontrarme con un “gajo” de huevo en mi croqueta.

Croquetas de huevo (vía Bizcochela)

Vamos a ponernos exóticos para demostrar la versatilidad de una masa y un rebozado, salgamos de los clásicos del hogar para darle duro. La alta cocina también está a tu alcance… aunque sean ingredientes de los que nunca “sobran” en un hogar medio, siempre puedes recrear tu versión. ¿Que no tienes boletus ni los  sabes reconocer? Espera a que llegue la temporada de níscalos y puedas recoger algunos del campo, y quien dice níscalos dice champiñones, ¿por qué no?

Croquetas de cecina y rúcula (vía Rtve)

Croquetas de boletus (vía Pintxos ya)
Croquetas de queso de cabrales (vía Mis recetas caseras)

Las verduras también tiene su lugar en el mundo, naturalmente, y es que son muy buenas y ¡también quedan bien en las croquetas!

Croquetas de verduras (vía Hogarmanía)

También los veganos tienen su oportunidad de comer croquetas, que estamos siempre pensando en lo único: mantequilla, leche… Démosles también una oportunidad, a ver qué tal.

Croquetas veganas (vía Cuerpomente)

Y finalmente, como no podía ser de otra manera, ¿imagináis este crujiente manjar en su versión dulce? Pues las hay, de plátano, de arroz con leche… e incluso con pepitas de chocolate.

Croquetas dulces con chocolate (vía María Lunarillos)

No os sintáis mal si os habéis puesto alguna vez hasta arriba de croquetas, siempre podeís pensar en este campeón vasco, Patxi Bollos, que se tomó 236… y luego cenó.

Patxi bollos (vía Donostiando)
¿Cuáles son vuestras favoritas?

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar