chupetes gigante
DIY,  Uncategorized

¡Chupete fuera!

Llega un momento en que va siendo hora de retirar el chupete. Toda información y todos los trucos son pocos para fomentar el abandono. Lo más seguro es que los niños se nieguen a abandonar el amado chupete, que incluso den alguna noche difícil a los padres. Sin embargo, es un momento que debe llegar antes de los tres años, recomendado especialmente por los médicos odontopediatras y logopedas.

En muchas ocasiones son los propios padres los adictos al chupete, a modo de “pacificador”, como se traduciría literalmente del inglés, para evitar berrinches y llantinas. Hay que ser firme y no echarse atrás una vez iniciado el proceso, papás.

 

chupetes gigante
Chupetes para el gigante en las fiestas de Pamplona (vía Flickr)

 

Cuándo se ofrece el chupete

En los que todos están de acuerdo es que el chupete no debe introducirse antes del mes de vida, una vez esté bien establecida la lactancia materna. Los chupetes recomendados deben ser íntegros, que no se pueda separar el escudo de la tetina. El tamaño de la tetina debe ser el adecuado: su longitud no puede ser mayor de 30mm. La tetina debe ser flexible y ergonómica, para adaptarse a la forma del paladar del bebé. Además, debe disponer de un orificio que garantice el paso del aire. Además, si se usa para dormir, conviene que no tenga anilla, para que no se la claven

 

Ventajas y desventajas del chupete

Según lo que hemos leído hasta ahora, la edad límite de uso del susodicho chupete debería estar en los dos años.  Los odontopediatras recomiendan que desaparezcan las tetinas antes de los tres años de edad para evitar que la mordida se deforme y cause problemas en el futuro. A partir de ahí, hay que fomentar su desuso.

 

mordida abierta
Una mordida abierta, consecuencia del chupete (vía Odontología para bebés) (pdf con recomendaciones)

 

Por parte de los logopedas, se advierte de que el uso excesivo del chupete puede impedir la buena coordinación de labios, lengua, dientes, paladar y mandíbula para el desarrollo del habla. Indican además que, si el bebé mantiene todo el día el chupete en la boca, no empezará a hablar tan deprisa.

El chupete ha sido durante meses el mejor aliado para la relajación, consuelo y alivio del bebé, pues según algunos textos les recuerda a los primeros cálidos contactos con su madre. También se asocia con una disminución del síndrome de muerte súbita del lactante, debido a la succión continua durante la noche.

 

bebé chupete
Beneficios del chupete pacificador (vía Lucía mi pediatra)

El momento propicio

Hay que tener en cuenta que no se puede uno poner a lo loco a quitar el chupete. Es conveniente buscar un momento adecuado que no coincida con grandes cambios en la vida y rutinas del niño. No es buena idea ir con prisas, así como tampoco es una gran idea que el momento coincida con la llegada de un nuevo hermanito, un cambio de guardería, el paso al colegio, etc.

Es ideal esperar momentos en que ignore el chupete cada vez más. Si el uso del chupete es afectivo, es recomendable dedicarle más tiempo, abrazarle, proporcionarle algún nuevo objeto de apego o una rutina nueva y atractiva. Ir a acostarlo con un cuento o quedarnos con ellos a tranquilizarles mientras caen dormidos. También podemos ir separándoles eligiendo juntos un lugar en el que estará el chupete cuando lo necesite (llevarlo siempre colgado no es una buena idea)

 

bebe chupete
Se puede dejar el hábito de un día para otro o poco a poco (vía Ser padres)

Fases para retirar el chupete

Nos indican tres fases para la retirada: de preparación, de despedida y de consuelo.

En la primera fase, la preparación, debemos ir anticipando razonamientos para dejar el chupete. Es buena idea enseñar con libros si es necesario o con el ejemplo de otros niños, que no es necesario ese elemento. Nosotros mismos también somos su ejemplo a seguir, no llevamos chupete, ¡somos a quienes imita! Puede llevar más o menos tiempo, pero merece la pena dedicarle bastante.

 

niña llorando chupete
El consuelo, el alivio, es una de las finalidades del chupete (vía Ser padres)

En la fase de despedida podemos ponernos realmente creativos, siendo lo más importante recalcar lo orgullosos que estamos de nuestro retoño, ¡que ya es mayor!

Una vez en la fase de consuelo hay ciertas cosas que debemos evitar: Es muy importante no quitárselo de repente, no ser agresivo, no humillar al niño si llora, no enfadarse. Debemos ir preparados para armarnos de paciencia ante las posibles malas noches y momentos difíciles del proceso “deschupetador”.

Pueden ser momentos de angustia para el niño, en los que sienta un vacío tras la ausencia del que ha sido su cómplice de goma durante toda su corta vida, por lo que necesitará más mimos, abrazos y paciencia.

niña chupete fuera
Mejor sin chupete (vía Eres mamá)

Algunas despedidas creativas

  • Recoger todos los chupetes, si tiene más de uno, en una caja y entregarlos a un bebé que los necesite más en alguna visita. Rememorar el momento de la entrega cuando los eche de menos.
  • Entregarle el chupete al Ratoncito Pérez, que será quien venga a por los dientes que se vayan cayendo más adelante. Hay puertas con ratón incluido que se pueden crear para ese fin.
  • En algunas ciudades hay un coche al final de la cabalgata de Reyes en el que echar los chupetes y despedirse de ellos para siempre.
  • En los países nórdicos, cuando los niños dejan de ser bebés y ya son un poco más mayores, la familia asiste a un curioso ritual: la costumbre de dejar su chupete en el corazón de la naturaleza. Entonces lo llevan al bosque y lo cuelgan enlazado a un árbol. A cambio, los duendes del bosque protegen al niño para siempre.
  • Atar los chupetes a un globo de helio y hacer una despedida digna del despegue de un transbordador espacial, con cuenta atrás incluida.
  • Hacer que sea el propio niño quien echa el chupete a la basura, por ejemplo, aprovechando que se ha ido rompiendo (de manera natural o artificial a base de incómodos tajos)
  • Que el peluche de sustitución sea quien “se coma” el chupete.
  • Entrega de premios y diplomas por dejar el chupete atrás, como refuerzo.

 

 

árbol chupetes
Árbol de los chupetes en Copenhague (vía Sapos y princesas)

 

Tenemos que reconocer que en esta casa hemos aprovechado el puente de mayo, lluvioso y sin viajes, para despedirnos del chupete. Sin ceremonias, escondiendolo durante el día e insistiendo durante semanas en que los mayores tenemos todos los dientes y no necesitamos chupete.

Por supuesto, todo esto con la escenificación de sonrisa radiante y castañeteo de dientes. En previsión a una posible tanta de noches en vela, aprovechamos las vacaciones. Sorprendentemente fue fácil, sin discusiones ni berrinches.

Ahora mismo hace más de una semana sin “el innombrable” y la misma pequeña es la que, al acudir a su cama, pide “Chupe” y se dice a si misma “Chupe, no” y hace sonar sus dientes.

¿Teneis alguna otra historia de éxito en la retirada del chupete?

 

Gracias por tu comentario:

A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar