Banner para el post

En el telar
, guía para el tejedor contemporáneo, Editorial Gustavo Gili

En el telar
, Guía para el tejedor contemporáneo de Maryanne Moodie, Editorial Gustavo Gili

Un día descubrió un pequeño telar que tenía en una de sus habitaciones, tuvo su primer hijo y con ello un montón de cambios llegaron a su vida.

Empezó a leer las instrucciones y, aunque no tenía los hilos a mano, cogió lo que tenía e hizo una muestra.

Poco tiempo tardó en volverse adicta y en que esas instrucciones se le quedaran cortas. Así que empezó a aprender nuevas técnicas.

Portada del libro en el telar

Ya en Mayo de 2014 hicimos un tutorial para un telar hecho con material reciclado, por si quieres recordarlo te dejo el enlace.

Maryanne Moodie es es artista textil y profesora de tejeduría. Combina la creación de piezas murales con los talleres de tejeduría que imparte en los Estados Unidos y en Australia, país del que es originaria.

Su obra ha aparecido tanto en publicaciones impresas, como las revistas New York, Anthology y O, The Oprah Magazine, como online, en Design*Sponge y The Design Files.

Finalista de los Martha Stewart American Made Awards en 2014 y 2015, Moodie comercializa sus obras a través de Etsy y de tiendas online y físicas de todo el país.

En 2013 trasladó su estudio de Melbourne (Australia) a Brooklyn (Nueva York), donde sigue ampliando sus proyectos.

En el telar lo puedes comprar en la editorial Gustavo Gili, los gastos de envío dentro de España son gratis.

interior del libro en el telar

Maryanne ha aprovechado su larga experiencia de una década como maestra de arte, así como su tiempo como tejedora para desarrollar un currículo de tejido desafiante e interesante.

Ella ofrece talleres para principiantes que cubren las técnicas básicas de tejido de tapices para alentar a los estudiantes a explorar su recorrido por el tejido.

En sus clases de diseño intermedio buscan inspirar a los tejedores y proporcionar habilidades para que saquen sus propias experiencias y crear así piezas nuevas y únicas.

Maryanne desarrolla continuamente nuevas clases para involucrar y desafiar a los tejedores de todos los niveles.

¿Quieres ver un poco el libro de en el telar por dentro? Aquí tienes el enlace de las primeras páginas en pdf y el vídeo 🙂

 

Ya de niña se sentía atraída por los tejidos y las prendas hechas a mano llenas de bordados y lentejuelas.

En la edad adulta empezó su carrera como docente principalmente en la educación artística durante mas de 10 años.

En paralelo montó una empresa dedicada a buscar y comercializar ropa y textil vintage para el hogar. Lo cual le llevó a emprender un negocio sostenible en términos medioambientales.

Entre internet, libros comprados de segunda mano y una sucesión de ensayo error se iba inventando nuevos puntos .

Poco a poco fue compartiendo sus resultados en las redes sociales para conocer a otros artesanos: tejedores, hilanderías, tintoreros, … una comunidad que se prestaba apoyo mutuo.

interior del libro en el telar

Con el paso del tiempo aprovechó su experiencia como profesora de arte y disfruta mucho con sus clases.

Por eso creó este libro, para compartir sus conocimientos y tenerlo como punto de partida, ya que, cuando empezó, no tenía nadie a quién contarle lo que le gustaba ni quién le aconsejara donde encontrar recursos.

Lo que quiere es que este libro se convierta en una inspiración y os ayude a empezar a tejer, a sacar vuestros telares y buscar vuestro interés creativo.

En el libro podrás ver una Introducción, primeros pasos, herramientas y materiales, elección de las fibras, principios básicos, diseño y armonía cromática, tipos de telares; rectangulares, circulares, no tradicionales y recursos.

En el blog de la editorial te cuentan 5 cosas que no sabías sobre telares y tejidos.

Recuerda que puedes comprarlo, si estás en España, sin gastos de envío en la web de la editorial Gustavo Gili.

2344.- Entrevista a Mundo Lanar, do it yourself & do it slow

Por mi cumpleaños me compré una rueca. Siempre había querido aprender a hilar, y en un momento especial de mi vida me topé con Romi & Ato, dos personas que tienen unos proyectos muy interesantes. Espero que, con esta entrevista, les conozcan un poco mas y les entusiasmen como a mi.

¿Quiénes son Romi y Ato?

  • Romina Gabrielli (bonaerense–diseñadora textil). Ex–Creadora de soportes expositivos para la musealización de trajes antiguos y modernos. 
  • Antonio Fdez. de Molina (madrileño –agroecólogo). Ex–Técnico en economía ecológica, democracias participativas y pedagogías alternativas.

Nos consideramos una pareja feliz que decidió cortar con la ciudad e irse a vivir al campo para adoptar un modo de vida tranquilo que nos permitiera dar rienda suelta a nuestras profesiones en contacto con la naturaleza. Y tras 6 años en las montañas nos consideramos ruralitas, aunque por h o por b tenemos siempre un pie metido en la ciudad. 
Pero lo cierto es que este entorno nos ha ayudado muchísimo a la hora de configurar nuestras ideas y creaciones, supongo que igual que la ciudad también es una gran fuente de inspiración. Porque es así, lo importante no es el lugar donde vives, sino la forma que tienes de conectar y fluir con tu Entorno.

1º.- ¿Cuándo empezasteis? ¿Cómo surge la idea? ¿Qué os motivó a empezar? ¿Por qué el nombre de la tienda? No podemos negar que emprender Mundo Lanar ha sido una verdadera epopeya. Todo comenzó de forma absolutamente autodidacta: lavando lana proveniente de rebaños locales, y procesándola, paso a paso, hasta convertirla en textiles terminados (mitones, gorros, bufandas…). 
Pero, llegado a un punto, nos dimos cuenta que, para aprender bien el oficio, debíamos recorrernos media España (y parte del extranjero) en busca de los últimos vestigios de la tradición lanar y tintórea. Por aquellos entonces era todo nuevo para nosotros: desde la esquila, el lavado y el carmenado (abrir manualmente las fibras para desapelmazarla y eliminar impurezas), hasta el cardado, el hilado y el teñido. 
El tejido no, porque Romi es knitter desde antes de nacer. De hecho había teñido con su madre, pero siempre con anilinas: tintes Iberia y esas cosas. Y fue entonces cuando nos dimos cuenta que la lana es un mundo (amplio y complejo), de ahí la idea de llamarnos Mundo Lanar. 
Y el detonante que nos llevó a dedicarnos profesionalmente a la lana, surgió tras un encuentro casual con un joven pastor que –sin él saberlo– nos abrió el corazón y nos dio los argumentos para volcarnos en la defensa de nuestra fibra predilecta: la lana.
2º.- ¿Cuántas horas al día le dedicáis? ¿Es fácil compaginarlo con la parcela personal?  Como supongo le ocurrirá a muchos pequeños productores (sobre todo en los primeros años de emprendimiento) con todas las cargas fiscales y burocráticas que dificultan el surgimiento de nuevos proyectos, apostar por este tipo de iniciativas implica dedicación full time, máxime si asumes todas las tareas que implica gestionar una empresa. 
Pero todo tiene su recompensa. La ausencia de departamentos te lleva a aprender infinidad de cosas y, en definitiva, a ser más autónomo y versátil: diseñar páginas web; gestionar tiendas online; manejar programas de edición digital; administrar la empresa (declaraciones, contabilidad, proveedores, mercaderías…); manejar las redes sociales; y demás tareas que no son propiamente la labor creativa a la que te dedicas, pero que en realidad es lo que te proporciona independencia y las herramientas para no depender del trabajo precario por cuenta ajena al que desde pequeño nos orienta la sociedad.

3º.- ¿Qué pueden encontrar las personas que visiten vuestra tienda? ¿Para qué tipo de personas va dedicado? ¿Por qué este tipo de negocio? ¿Tenías claro que querías este tipo de tienda? La idea central de la tienda no es otra que invitar a la gente (creativos, artesanos, tejedores, diseñadores, educadores, artistas…) a crear sus propios textiles aprendiendo a cardar, hilar, teñir y tejer partiendo, por un lado, de utensilios artesanales o de producción responsable y, por otro, de materias primas naturales, es decir, fibras y tintes que hayan sido producidas, en la medida de lo posible, de forma sustentable. 
En realidad, la orientación de la tienda se va modulando poco a poco, en gran medida de acuerdo a los intereses de la gente pero también apostando por cosas que consideramos positivas, innovadoras o educativas. Con la complejidad de que el planteamiento DIY & DIS que nosotros proponemos, implica ir más allá del mero de hacerlo tú mismo, y en detenerse en pensar acerca del origen, la cualidad, la naturaleza y la trazabilidad de los materiales, así como de las implicaciones económicas, ecológicas y sociales (que no son pocas) de lo que consumimos.
4º.- ¿Qué os llevo a diversificar y emprender una línea de negocios de formación? ¿Qué clase de personas se acercan a vosotros? La formación siempre ha estado presente en nuestro ideal de proyecto. Por un lado, porque cuando en su día quisimos formarnos, detectamos una carencia (vs. inexistencia) de opciones formativas especializadas. Por ello nos satisface allanar el camino a todos aquellos artesanos, creativos, diseñadores y emprendedores que ponen su mirada en opciones textiles de base local, natural y ecológica, y creen en el potencial de las personas para crear sus propios textiles empleando exclusivamente materias primas naturales como alternativa a los textiles de base petroquímica. 
Y por otro, porque somos conscientes de que es un sector minoritario y enormemente desconocido que, para su adecuada promoción, crecimiento y desarrollo requiere un importante trabajo desde la base (educación + formación + sensibilización + concienciación), con el objetivo de acercarnos al nivel que se maneja en países con una gran tradición lanera y tintórea. Con todo ello, el perfil de personas que se acercan a nosotros (y a las que nos acercamos) es un perfil muy diverso caracterizado, eso sí, por un interés, pasión o admiración hacia la tradición, lo local, lo pequeño, la vida tranquila, lo ecológico, lo natural, lo artesano, lo rural, lo original…

5º.- ¿Encontraste apoyo estatal para tu proyecto? ¿Qué medios utilizaste para informarte? En el fondo nos alegra que nos hagas esa pregunta porque no somos muy de hablar en negativo, pero a veces es necesario compartir este tipo de cosas. Al principio lo pasamos mal a causa del trato que recibimos por parte de Triodos Bank (banca ética), a quienes tras presentar el proyecto y toda la documentación habida y por haber (plan de viabilidad, plan de empresa y sucesivos), tarea que nos llevó tres meses de arduo trabajo, nos dejó plantados sin respuesta como si no hubiéramos presentado nada, paralizando el nacimiento del proyecto durante más de tres meses, a la espera de activación del préstamo ético,  colmados de expectativas que ellos mismos nos habían creado, lo que nos condujo a no buscar un plan B. 
Y es que una cosa es que el proyecto no les pareciera viable, lo cual nos parece perfectamente respetable (hemos demostrado que sí) y otra muy diferente es el trato vejatorio que recibimos por el mero hecho de ser pequeños y no ir con un maletín bajo el brazo, por muy eco y ético que fuera nuestro planteamiento. ¡Puro marketing! 
O tras comprobar el abandono absoluto de las administraciones públicas, a las que hace 3 años nos dirigimos en sucesivas ocasiones para solicitar algún tipo de apoyo logístico, económico o financiero, encontrando las puertas abiertas allí donde fuimos, hasta leer la privativa letra pequeña que derrumbaba una y otra vez cualquier intento de llevar a cabo nuestros planes empresariales.
Incluido al Ayuntamiento de nuestro pueblo, a quién entregamos (sin obtener siquiera un no por respuesta) un plan de dinamización lanar a partir de unos locales públicos que aún siguen infrautilizados, en teoría destinados a apoyar a los emprendedores de la localidad. 
Y es que en este país, por mucho que digan, no existen los microcréditos. La inmensa mayoría de las líneas de ayuda se lo ponen muy difícil al que parte sólo de buenas ideas. Esto no es Finlandia. O cuentas con capital propio para cofinanciar tu idea de proyecto, junto con los avales correspondientes o, directamente, los programas de ayuda gubernamental (e incluso de banca ética) no están hechos para ti. 
Aquí se ayuda al grande y al mediano, pero el pequeño no interesa. Una economía local y atomizada es el peor enemigo del capitalismo, los intereses financieros y el control social. Y es precisamente en esa línea en la que estamos trabajando: creando una red de proyectos independientes y desarrollando dinámicas de trabajo colaborativo. Siempre hemos creído que ¡Entre todos podemos!

6º.- ¿Hicisteis algún estudio de mercado, os lanzasteis a la aventura? Desde el punto de vista de la gestión empresarial, por suerte Ato es Economista y no tuvimos mayores problemas para desarrollar una estrategia que nos permitiera arrancar con muy escasos recursos. 
Efectivamente, las buenas ideas tienen siempre que tener un cierto respaldo de mercado y es preciso dedicar no pocos esfuerzos a estudiarlo y analizarlo  y, en la medida de lo posible, tratar de adecuar tu idea de proyecto a dicha realidad. Aunque eso es solo en teoría. 
En nuestro caso, dado que estamos en ciertos aspectos “abriendo mercado”, por mucho que queramos planificar, nos movemos en el terreno de la aventura permanente. Quizás la clave sea aunar la parte racional (calcular), con la emocional (sentir). Respondiendo a tu pregunta, las dos cosas!

7º.-  ¿Qué consejo le daríais a las personas que quieren emprender un negocio ¿las animarías? Al menos a nosotros, el camino nos ha mostrado que lo realmente importante son las ganas que tengas de llevar a cabo tu proyecto y tu capacidad para creértelo. Y a falta de apoyo económico o financiero, lo importante es crecer muy poco a poco, pues esta forma de hacer las cosas te aporta tranquilidad y seguridad; te permite disfrutar del camino; pero también equivocarte, salirte de él, reinventarte; y, ante todo, no endeudarte. 
No vamos a negar que emprender es difícil (ya no solo sin ayuda, sino con todas las trabas que pone la Administración), pero más arriesgado es esperar a que tu empleador decida precarizarte o despedirte. Nuestro lema es claro: ¡No esperes. Actúa!.

8º.- El material que vendéis, es diseñado por vosotros ¿en qué pilares os  basas al realizarlos? Un poco de todo. Nuestro ideal es poner el acento en cosas que producimos nosotros mismos, como es el caso de los kits, una suerte de cursos enlatados que en su día pensamos para animar a la gente a adentrarse en el mundo del teñido, del hilado, del fieltro y del tejido, sin necesidad de moverte de casa o asistir a nuestros cursos. 
Pero también nos motiva poder ofrecer libros, utensilios lanares, fibras y tintes naturales, cuidando que hayan sido producidas con criterios de responsabilidad ética y ecológica, o que al menos, tengan una adecuada trazabilidad o sepamos de buena tinta que están asociados a proyectos locales afines.

9º.- ¿Asistís a algún tipo de feria o exposición tanto para exponer vuestros productos como para estar al día de las últimas novedades? ¿Cómo promocionáis vuestro trabajo? ¿Qué medio os ayuda más a daros a conocer? ¿Cómo han influido las nuevas tecnologías? No cabe duda que las redes sociales son un poco la clave para este tipo de emprendimientos, sobretodo en vistas de la tendencia a comprar y a formarse por internet. 
Y a pesar de nuestras reticencias hacia lo virtual (ya que demanda un tiempo considerable del que a veces no dispones), nos han pasado cosas muy bonitas y positivas en la red, como nuestro reciente flechazo con Emilie de Lehandmade, de cuya colaboración saldrá toda una serie de Kits con los patrones de Emilie y nuestro concepto de materias primas y utensilios responsables. 
Pero lo que es indiscutible es que la parte presencial  que te aporta un pop-up, un congreso, una feria, un market, o una presentación, es insustituible, tanto porque te permite estrechar lazos de forma más humana, como por los beneficios en términos de sinergias, feedbacks y colaboraciones que suelen darse.

10º.- ¿Qué fuentes de inspiración tenéis? ¿Cómo es el día a día en vuestro trabajo? ¿Cómo es el proceso de trabajo? Nuestra fuente de inspiración es claramente la Naturaleza, ya que la vida rural te lleva a marcar las diferencias entre las estaciones del año, quizás de forma mucho más radical que en la ciudad. 
Además, como los tintes naturales son el eje vertebrador de nuestros proyectos (Mundo Lanar, Ecolorgy y Tinctórea), no nos queda otra que adatarnos a los ciclos naturales de las plantas, lo cual es bonito porque genera una dinámica similar a la de comer productos de temporada. 
El día a día depende un poco de la estación de año, por lo que aprovechamos las frías para hacer tareas de interior (hilar, tejer, escribir, diseñar kits…) y las cálidas para actividades de exterior (cultivar, recolectar, teñir…). El proceso de trabajo, para qué engañarnos, es arduo y complejo y, por ello, gratificante. Podríamos decir que una mezcla de experimentación, rutina, observación e investigación sistemática.

11º.- ¿Cuales son los productos que más impacto tienen, las estrellas de la tienda?  Si te somos sinceros no hay grandes estrellas, aunque hay una cierta predilección por los kits, ya que incluyen manuales e instrucciones para adentrarse a cada una de las disciplinas. 
Quizás más adelante, cuando haya más afición (ya que es una tendencia global), las materias primas así como los utensilios lanares (cardadoras, ruecas, telares…), serán lo más demandado porque la gente ya sabrá utilizarlas. 
Lo que más nos solicita la gente son libros y de hecho llevamos varios años arrastrando dos publicaciones sobre tintes naturales que esperemos vean pronto la luz.

12º.- No paráis de crear; ¿qué tenéis ahora en la cabeza? De momento consolidar el proyecto global Romi & Ato “Slow Textiles & Natural Colors Studio” que integra Mundo Lanar, Ecolorgy y Tinctórea. 
Si conseguimos acabar el año sentando unos pilares medianamente firmes para los dos últimos (ya que acaban de nacer) nos damos por satisfechos. En realidad nuestra idea siempre ha sido –y será– mantenernos pequeños; y poco a poco aspirar a dedicar más tiempo a crear y a investigar que a levantar, por así decirlo, la empresa; y decimos empresa en lugar de negocio, ya que etimológicamente significa la “negación del ocio” y para nosotros Romi & Ato simboliza la unión armónica entre aficiones y dedicaciones profesionales.

13º.- ¿Del proyecto global, cuales son las últimas novedades o servicios que ofreces? En la actualidad nos estamos orientando hacia la asesoría técnica en materia de fibras y tintes naturales (estudiantes, investigadores, diseñadores, instituciones, empresas), lo que nos resulta muy motivador ya que es una buena forma de contribuir al desarrollo y profesionalización de un sector (podemos decirlo con mayúsculas) inexistente en nuestro país. 
Hacen falta muchas tesis doctorales, asociaciones, centros de documentación, apoyo gubernamental, festivales, financiación responsable, afición, consumidores, bancos de semillas, agricultores, etc., etc., etc., trabajando en una misma dirección: la Sustentabilidad Tintórea. ¡Todo se andará!

14º.- ¿Podríais destacar una cualidad por la que os gustaría que se identificara vuestra tienda?.
Nuestro lema “Do It Yourself & Do It Slow” es el sello de nuestra tienda. Hazlo tú Mismo sí, pero al tiempo repiensa porqué es positivo aprender a ser (co)productor de tus propios bienes de consumo. 
Y más allá aún, porqué es importante detenerse en la naturaleza y origen de los materiales, utensilios, técnicas y procesos que estás empleando para hacer algo tú mismo, en lugar de comprarlo y dejarte de líos. 
Y partiendo de esa base, la tienda de Mundo Lanar es como una botica de pueblo: familiar, pequeña y modesta.

15º.- ¿Donde os veis en un futuro cercano y lejano? En un futuro nos vemos viviendo en un entorno absolutamente rural. Sí, vivimos en el campo, con pajar, gatos, huerto y jardín tintóreo incluidos. Pero a 100 kilómetros de la ciudad se ha perdido la ruralidad que veníamos buscando. Aquí se vive del turismo rural, de manera que han desaparecido las actividades tradicionales. La gente de la ciudad viene a la sierra los fines de semana para desconectar. Pero a nosotros no nos atrae la idea de bajar a la ciudad para recobrar el aire, sino porque haya buenas razones para hacerlo: amigos, teatro, manifestación, acción ganchillera, yarnbombing… Nuestro sueño es vivir en un entorno en el que podamos activar un modo “desconexión total permanente” que nos permita caminar en plan Ultra Slow.

17º.- Una frase para poder definir tu trabajo o a ti mismo. Be Slow & Be Happy. Just Flow!

Puedes seguirles en:

¿Que les ha parecido, a que son geniales?

2119.-Telar reciclado (paso a paso)

Este mes os traigo un  paso a paso  sencillo para darle uso a esos restos de lana que guardamos cuando terminamos una labor.  Para ello vamos a necesitar unas cuantas cosas mas de las que siempre terminan en la basura, como las  bandejas de comida envasada y una aguja huérfana de punto. Porque no hay nada mas triste que se te rompa una aguja, y guardas la otra con la esperanza de que encuentres una pareja para ella algún día. Bueno, pues este es el momento de darle una segunda vida.

Para comenzar vamos a ver que necesitamos:
Una bandeja limpia y seca de comida envasada
Un ovillo de hilo de algodón de los que se usa para empaquetar
Una aguja de punto
Una aguja lanera
Tijeras
y restos de Lana de colores.

Comenzamos haciendo la urdimbre del telar con el hilo de algodón. Para ello empezamos atando el hilo en la parte por¡estertor de la bandeja

A continuación rodeamos la bandeja con el hilo con una separación de pocos milímetros.

Cuando terminamos, cortamos la hebra y atamos muy fuerte para que no se suelte. Para asegurar bien el hilo podemos ponerle un poco de cinta adhesiva por la parte de detrás.

Y ya tenemos el telar preparado para comenzar a tejer.

Elegimos un color de lana y enhebramos la aguja lanera con el. Tomamos un hebra de unos 50 cm y cortamos.

A continuación tomamos el extremo de la hebra y lo anudamos a la primera hilera de la urdimbre.

Y ya podemos comenzar a tejer. Para ello usamos la aguja, pasándola por delante y por detrás de la urdimbre alternando la hileras.

Cuando terminemos la primera vuelta, estiramos un poco de la hebra para pasarla entra y damos la vuelta para hacer la siguiente. En esta ocasión pasaremos la aguja por delante en la hilera que hicimos por detrás y por detrás la que era por delante.

Y así continuamos todas las vueltas del primer color aplastando de vez en cuando las hebras para que queden todas bien unidas.

Cuando decidamos cambiar de color, hacemos la misma operación que con el primer color pero ya no atamos el extremo, lo dejamos suelto y luego lo remataremos.

Continuamos con los colores elegidos hasta llegar al final del telar. Cortamos la hebra final.

A continuación damos la vuelta al telar y cortamos la urdimbre con cuidado.

Quitamos la bandeja que ha hecho de telar y nos encontramos con el tapiz por detrás.

Rematamos todas las hembras sobrantes con nudos y cortamos lo que sobra.

Ya con el tapiz por delante, hacemos nudos con los hilos de la urdimbre para que nos se nos deshaga la labor.

Para presentar el tapiz vamos a usar la aguja como soporte. Lo colocamos a la altura de los hilos superiores que mas nos guste y atamos los hilos de la urdimbre a ella.

 Rematamos con varios nudos y ya tenemos listo el tapiz para lucirlo en nuestra pared.

De esta manera tienes un bonito soporte para colgar tus tapices, las pulseras que note pongas o trenzas de hilo para decorar tu casa.

Espero que os haya gustado este paso a paso, y recordad, NO TIRÉIS NADA!!! todo puede tener una segunda vida creativa y bonita.